INUIT vol.01

(El inicio del cambio)

Groenlandia, un lugar tan bello como frágil. El Ártico es una de las regiones más frágiles del planeta y donde se pueden ver los desequilibrios ambientales con mayor facilidad. Estos desequilibrios no solo afectan a la naturaleza, también afectan a las personas que la habitan.

Inuit (ser humano) . De esta manera se definen los habitantes de Kalaallit Nunaat (nuestra tierra), nombre en groenlandés que recibe Groenlandia. Esta una región del planeta tiene un clima severo, alcanzando temperaturas por debajo de -50 grados. Aquí se encuentra la segunda masa de hielo más grande del planeta después de la Antártida. Un lugar donde los glaciares cubren con un hermoso manto montañas y valles.

Vivir en un entorno así es complicado, es un lugar con recursos naturales limitados y los inuit lo saben. Por eso, generación tras generación han sabido gestionar lo que la naturaleza les regala de manera respetuosa y equilibrada, en completa comunión con su ella.

El aumento de las temperaturas hace retroceder los glaciares de este enigmático lugar, liberando la tierra que por tanto tiempo ha estado bajo el hielo, dejando al descubierto lugares vírgenes que las grandes compañías petroleras y mineras codician para así extraer sus secretos. Gracias a la subida de las temperaturas, los habitantes del sur ven crecer las hectáreas de tierra dedicadas al cultivo y a la ganadería.  Sus vías de comunicación también se ven afectadas, la banquisa invernal se forma por un periodo más corto cada año, haciendo que pueda ser peligroso transitarla. Y en verano, la caída masiva de icebergs puede dificultar la comunicación marítima entre fiordos.

Al mismo tiempo se está perdiendo la identidad de un pueblo debido a la adopción de un modelo de vida occidental. Una identidad que está desapareciendo tan rápidamente como el hielo del ártico.