ISLANDIA, AL CALOR DE LA GEOTERMIA

Islandia puede presumir de producir casi el 100% de su energía como renovable. Esta isla de trescientos mil habitantes, perdida en el Atlántico Norte y mundialmente conocida por su milagro económico, sus bellos paisajes, sus volcanes y sus glaciares. ¿Pero, quién conoce la isla por sus tomates y bananas?

El 85% de la energía producida en Islandia es de origen sostenible (hidroeléctrica y geotérmica), de los cuales el 66% es geotérmica. Sus habitantes han utilizado esta energía durante cientos de años para disfrutar de baños termales, pero hoy en día tiene muchas más aplicaciones, por ejemplo, suministrar calor a 9 de cada 10 hogares y proporcionar energía a industrias con grandes necesidades.

Gracias a esta fuente inagotable de calor y su bajo precio, también es posible cultivar frutas y verduras en invernaderos durante todo el año. No utilizan productos químicos, solo soluciones biológicas y además, son regados con agua de gran calidad.

La universidad de Islandia tiene en sus instalaciones agrícolas de Hveragerđi cultivos de banana en invernaderos desde la década de 1950. Estas plantaciones han permanecido aisladas desde entonces y a salvo de plagas como la enfermedad de Panamá. Hasta el día de hoy, el cultivo de plátanos cerca del círculo polar ártico tiene una pequeña producción anual de entre 500-2.000 kg por año. Pero no están a la venta, son estudiados y consumidos por el personal universitario.

Productores locales y universidad, coinciden en que este tipo de agricultura tiene un futuro muy prometedor para la isla. Cuando las personas descubran sus ventajas, construirán hectáreas y hectáreas de estos invernaderos.