LA RECONQUISTA

La Sierra de Segura, Jaén, se queda vacía. Sus pobladores murieron o emigraron y sus casas, ahora solas, añoran el calor de la leña en sus muros, el olor del puchero que salía por ventana arrastrado por la brisa. Pero sobre todo, añoran los gritos de los niños retumbando en sus paredes.

Algunas personas han regresado al lugar donde nacieron y crecieron. Antes de ello se han enriquecido de otras culturas y han aprendido que su vida se encuentra lejos de las ciudades. Es el caso de José Laso Flores, después de vivir en Barcelona, e incluso viajar por diversos países extranjeros, sintió la llamada que todo ser humano alejado de sus raíces recibe alguna vez en su vida. Decidió volver a Los Anchos, la la aldea en la que, cuando era niño, gritaba mientras corría cuesta abajo.

Hoy José pasa el tiempo entre gallinas, el huerto y su querido museo etnológico. A veces, recibe la visita de personas curiosas por saber como es vivir en un modo de vida sostenible y en comunión con la naturaleza. Permanecen días, incluso semanas o meses aprendiendo de José. Él, les enseña sobre la marcha los secretos naturales del lugar, o como vivir con lo mínimo en tiempos de escasez. Largas noches de hoguera hablando o en silencio. Para poder escuchar con claridad la voz interior.

Este trabajo de fotografía documental habla sobre una reconquista, y no me refiero a una invasión forzosa para dominar un territorio. Me refiero a hacer las paces con la tierra y volver a conectar con ella. Es la reconquista de una tierra abandonada tiempo atrás en favor de nuevas oportunidades. Es la reconquista de una identidad.

Proyecto en proceso.